formacionprofesionales_tu-rastro-digital-ocho-consejos-para-que-sume-en-tu-curriculoEn el artículo anterior hablábamos de la encuesta realizada por Adecco Profesional sobre el uso de las redes sociales y profesionales tanto por los usuarios como por los responsables  de recursos humanos.

La conclusión de este estudio es que el rastro digital que uno tiene en Internet puede condicionar en algunos casos al responsable de recursos humanos que esté realizando el proceso de selección.

En este sentido en el mismo estudio hacen ocho recomendaciones para asegurarse de que tu rastro digital sea como mínimo neutro, es decir, que al menos no te perjudique en una eventual investigación y en el mejor de los casos, que te ayude a “venderte” como el mejor trabajador posible.

1. “Googléate” y elimina cualquier contenido que no sea coherente con la imagen de marca que deseas trasmitir.

2. Crea tu propio plan de marketing: haz un listado de organizaciones en las que te gustaría trabajar. Ajusta tu imagen de marca para atraer a futuros contactos.

3. Usa las redes sociales y profesionales: si estás desempleado, mantén tu perfil completo, con palabras clave y varias recomendaciones de calidad. Lo óptimo es estar vinculado a 100 o más personas que puedan darte una buena imagen.

4. Selecciona un blog con el que instruirte: es preferible uno escrito por un experto en tu área profesional. Si no estás trabajando, sigue varios.

5. No pierdas el tiempo en herramientas de la web 2.0 que no sean relevantes para el progreso de tu carrera (o, peor aún, que puedan perjudicarlo).

6. Publica tu currículum en bolsas de trabajo especializadas en tu campo profesional y nivel salarial. Tenlo siempre actualizado y que sea visible (mejor tener la fecha de la última actualización en texto que a pie de página).

7. Establece canales RSS: es como tener una suscripción a una revista, pero on line, pues la recibes en tu correo electrónico. Si estás desempleado, mantén los necesarios para tener cubiertos todos los segmentos de tu lista de objetivos.

8. Mantén siempre activada la privacidad de la red a la que pertenezcas. Todo el material que publicas en Internet (textos y fotos) pueden ser vistos por cualquier empleador, actual o potencial, o trasladarse a sitios sin protección.